Seguridad y comodidad a una tarjeta de proximidad RFID de distancia

Publicado el: 27/08/17 17:30

RFID.jpg

Las llevamos en la cartera y ni siquiera sabemos cómo se llaman o cómo funcionan. Aunque nunca las ha llamado por su nombre técnico, las tarjetas de proximidad RFID conviven con su rutina y hacen de su día a día una tarea sencilla. Le explicamos algunas cosas básicas sobre estas tarjetas que le acompañan al trabajo, en el transporte público o en la biblioteca

¿Qué son?

Las tarjetas de proximidad RFID son unas tarjetas a las que se les ha implementado un chip RFID en su interior. Este chip usa la tecnología RFID (Radio Frequency IDentificacion, en español Identificación por Radiofrecuencia) para conseguir que exista una comunicación sin contacto directo entre los distintos dispositivos que participan en este proceso. ¿Cómo lo logran?

Las tarjetas de proximidad se comunican mediante radiofrecuencia, es decir, transmiten la información a través de ondas de radio. De esta manera, las tarjetas de proximidad RFID son tarjetas contactless (sin contacto).

La tarjeta actúa como chip RFID, al cual se le ha introducido una información determinada previamente. Cuando la tarjeta pasa cerca del lector, el chip se activa y emite señales para transmitir la información que tiene en su interior al lector. El lector entonces traduce la información del chip a un software instalado previamente en un ordenador. A través del ordenador, el administrador de la tecnología puede recibir feedback de la tarjeta y el uso que le da el cliente.

Las tarjetas de proximidad usan la tecnología RFID para mejorar la seguridad y el control de accesos

Pongamos un ejemplo práctico. Si mira en su cartera y saca el abono transportes, tiene en sus manos una tarjeta de proximidad RFID. Como bien sabe, para poder usarla debe de acercar la cartera al lector instalado en el autobús y éste se activará, validando su abono si lo tiene en regla. No hace falta sacar la tarjeta de de la cartera, ya que esta tecnología permite que el lector lea la tarjeta hasta 5 y 10 cm de distancia.

Su popularidad es cada vez mayor, debido a su tamaño, peso y facilidad de uso

Por lo que las tarjetas de proximidad RFID sí que conviven a diario con usted, sólo es cuestión de saber identificarlas. ¿Pero por qué se usan estos dispositivos y no otros? Una de las grandes ventajas de esta tecnología es que su vida útil no acaba después del primer uso o se desechan cuando el usuario deja de necesitarla. Gracias a la tecnología RFID implantada en su interior, la información que contiene puede reconfigurarse, por lo que se adapta a los posibles cambios que pueda haber.

Las tarjetas de proximidad RFID hacen de la entrada y salida de puntos de acceso restringido una tarea mucho más sencilla y rápida. Cuando acudimos a nuestro puesto de trabajo y necesitamos presentar nuestra tarjeta al lector, estamos facilitando el control de acceso a la empresa y a la seguridad ya instalada en el recinto. Este punto se agiliza porque cada tarjeta sabe perfectamente a qué sitios podemos acceder y a cuáles se nos es negada la entrada sin necesidad de que ningún empleado de seguridad tenga que revisarnos los datos continuamente.

Estas tarjetas comparten espacio en nuestra cartera y les damos un uso diario

 Su pequeño tamaño y la facilidad que dan cuando tenemos que guardarlas, hacen que ni siquiera nos percatemos de que están con nosotros continuamente. Ligeras y de uso intuitivo, tampoco requieren un gran aprendizaje por parte del usuario para saber qué se debe hacer con una tarjeta de proximidad RFID.

Y como ventaja final, destacaremos el papel de obtención de información tan importante que juega estas tarjetas. Al transmitir la información a un ordenador, el sistema lleva a cabo un recuento del uso que le dan los poseedores de las tarjetas: adónde van, cuáles son sus zonas preferidas, a cuáles acuden menos, etc. De esta manera, la empresa contratante puede obtener una información muy valiosa y de primera mano de sus clientes y reforzar o modificar sus políticas de actuación para conseguir una mayor fidelización con estos.

rfid-credit-card2.jpg

Usos

A medida que su popularidad aumenta, también lo hacen las aplicaciones de esta tecnología y los diferentes usos que pueden dársele. Los principales y más comunes son, como hemos comentado anteriormente, como llave maestra para acceder a lugares en los que el acceso está restringido, el transporte público, bibliotecas, edificios empresariales o parkings.

También son perfectas para acceder a zonas donde el acceso está diferenciado y depende de la relación que tiene el cliente con la empresa. Como puede ser un gimnasio o un balneario, donde no todos los usuarios cuentan con las mismas tarifas. Metadescripción: Las tarjetas de proximidad RFID son una herramienta cada vez más usada para aumentar la seguridad en el control de accesos. Ligeras, fáciles de usar y guardar.

Etiquetas: Tarjetas de proximidad Rfid

Síguenos!

Inscríbete para estar al día con nuestras publicaciones

 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!

Ahorrar tiempo y dinero en el proceso de diseño, fabricación y pedidos de sus tarjetas

Nuestro equipo responderá de manera eficiente a todas sus consultas o precios que necesita. Solicitar su presupuesto sin compromiso de Impresoras de tarjetas.

Posts Recientes

Pruebas de diseño
    
 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!