¿Qué son y para qué sirven las tarjetas RFID?

Publicado el: 13/02/17 9:09

tarjetas-rfid

Las tarjetas RFID son cada vez más  populares en el entorno de la empresa. Se trata de tarjetas de control de acceso por radiofrecuencia.

Precios Tarjetas RFID

Su propósito principal es el de facilitar la seguridad dentro de las instalaciones y agilizar la entrada y salida de los clientes y del personal autorizado en cualquier lugar de acceso.

Para poder entrar más en detalle, en este artículo te vamos a hablar de las principales ventajas de las tarjetas RFID, de cómo funcionan y qué otros formatos de lectura existen alternativos a la tarjeta. Además, te aconsejaremos acerca de la radiofrecuencia que mejor se adapta a tus necesidades. 

Si tienes un negocio, empresa o estas organizando un evento, permace atento porque este tipo de tarjeta se adapta perfectamente a tus necesidades.

Ventajas de las tarjetas RFID

Las tarjetas RFID, también denominadas contactless o de proximidad, ofrecen innumerables ventajas. La principal de ellas es, sin duda, la seguridad. Esto se debe a que las RFID no se pueden falsificar de forma fácil, puesto que la información en su interior está completamente protegida, algo que las convierte en el elemento ideal para un funcionamiento seguro de cualquier empresa.

Estas tarjetas pueden incluir una gran cantidad (casi infinita) de datos relacionados con los clientes, algo esencial hoy en día para conocerlos y anticiparse a sus necesidades.

Otro de los aspectos más positivos que tienen es que, al no introducirse en ningún lado y al no existir roce con ningún mecanismo, tienen un desgaste mínimo, por lo que son muy rentables y eficaces. Con ellas, se consigue una rápida lectura e identificación, ya que no es necesario ni siquiera sacar la tarjeta del bolsillo para acceder a las instalaciones determinadas.

Otra ventaja de esta tecnología, es que la frecuencia emitida con estas tarjetas no interfiere de ninguna manera con otros dispositivos electrónicos. Además, pueden leerse incluso estando dentro de diferentes tipos de accesorios, como una caja de cartón, plástico u otro contenedor.

Como hemos mencionado anteriormente, son tecnologías seguras, pero, para evitar cualquier tipo de incidente relacionado con la seguridad personal o privacidad, las tarjetas RFID se suelen emplear únicamente para la identificación personal y no como base de información privada.

Además, los tags RFID pueden ser escritos en cualquier momento, actualizando la información almacenada en ellos, algo impensable, por ejemplo, en el caso de los códigos de barras.

Por todos estos aspectos y otros más, esta tecnología ha logrado insertarse en el mercado empresarial cada vez con más frecuencia, y muchas son las compañías que confían plenamente en ella.

50-dto-banner-post.png

Usos del Chip RFID y formatos alternativos a la tarjeta

Las utilidades del Chip RFID son infinitas, pero aquí nos centraremos en qué usos podemos darle a nivel empresa. La obtención de datos es de vital importancia para conocer a nuestros clientes y mantener una relación duradera en el tiempo y sostenible. Los datos que puede facilitar una tarjeta RFID son:

  • Hábitos de consumo.
  • Hábitos de compra.
  • Lugares más visitados por nuestros clientes.
  • Habilitar o restringir el acceso a un departamento o centro.
  • Gustos y preferencias de los usuarios.

Veamos qué usos podemos darle al chip RFID para sacar todo el partido a la obtención de datos relevantes y al control de los accesos en la empresa.

Tarjeta RFID

Es el formato más utilizado y el más económico a la hora de insertarlo. Con una tarjeta RFID la empresa podrá tener acceso a toda clase de datos de uso, tanto de sus clientes como de sus empleados. Pudiendo en el primer caso, detectar los gustos y por tanto personalizar las campañas de marketing, y en el segundo caso, controlar las horas de trabajo de su personal y reestructurar sus labores para una mayor optimización de su jornada laboral.

Llavero RFID

Al tratarse de un formato más resistente, permite a los clientes utilizarlo en cualquier situación y llevarlo siempre consigo. El llavero RFID está compuesto por plástico resistente y permite conservar el chip intacto durante más tiempo, protegido de caídas, golpes e incluso del agua. Una forma ideal de que nuestros clientes lleven su chip RFID allá donde vayan.

Además tiene la ventaja de servir como soporte de publicidad, por ejemplo para colocar nuestro logo en la parte central del llavero. También se puede elegir el color del llavero RFID para que se adapte a la imagen corporativa de tu empresa.

Pulsera RFID

Especialmente indicado para clientes, es una solución de última generación para el control de accesos en un evento, festivales de música, centros deportivos y spa, etc.

Las pulseras RFID pueden presentarse con correa de plástico o de silicona, además de poder escoger el color que mejor se adapte a la empresa o a los gustos del cliente. Como ocurre con los llaveros, las pulseras con chip RFID también pueden adaptar publicidad y el logo de la empresa para una mayor notoriedad de la marca.

Brazalete RFID

Es el formato más novedoso y aunque todavía no ha conseguido desbancar a los formatos de tarjeta RFID o llavero RFID, se espera que en los próximos años tome ventaja, gracias a su gran comodidad.

Destaca por estar fabricado con materiales antialérgicos y por la posibilidad de poderse sumergir en una piscina o en el mar con él puesto. ¿Imaginas un resort en el que en lugar de una pulserita de papel puedas utilizar un brazalete con chip RFID? Las ventajas son infinitas.

envios-rapidos-bannner-web.png

¿Cómo funcionan las tarjetas RFID?

Su funcionamiento es mucho más sencillo de lo que piensas. En primer lugar, el lector de la tarjeta transmite una señal de radio de baja potencia y ésta es captada por el mecanismo de acceso a través de su propia antena.

Posteriormente, el lector decodifica los datos contenidos en el chip de la tarjeta y son enviados a un ordenador para su procesamiento.

En un futuro, los expertos sostienen que la tecnología RFID se empleará 100% a la hora de realizar las compras en un supermercado, ya que el cliente únicamente deberá situar los productos en el carrito y, gracias a ella, se podrá realizar un rastreo instantáneo para no tener que pasar cada producto por la línea de caja.

Con el fin de comprender mejor el funcionamiento de un sistema de identificación automática vía radiofrecuencia, vamos a repasar sus tres sencillos pasos:

PASO 1. Instalar el chip RFID con un código identificativo único a las tarjetas. Este chip RFID se asigna a un usuario y cuando la persona se aproxima con su tarjeta identificativa al lector, ésta transmite un código mediante ondas de radio que activa su acceso (sin necesidad de introducirla en ningún escáner ni lector de tarjetas).

PASO 2. Conectar un terminal o lector a un ordenador (online) que compruebe los datos y los contraste con la autorización que se le haya dado a esa persona que tiene la tarjeta. Estos datos se comprueban mediante un software que se debe instalar en el ordenador al que va conectado el lector.
PASO 3. El software comprueba la información transmitida por el chip RFID y autoriza o deniega el acceso según la autorización que posea el usuario de la tarjeta. Además de permitir o denegar el acceso, las tarjetas RFID facilitan datos de gran relevancia para la empresa, como por ejemplo, la hora de entrada o salida del usuario o los puntos a los que ha accedido, lo que permite adaptarse a las necesidades del cliente.

¿Qué radiofrecuencia debo escoger?

Además del formato que elijamos para nuestro chip RFID, es importante seleccionar de forma adecuada el tipo de radiofrecuencia. Existen dos modelos que destacan por encima del resto:

- Chip RFID de Baja frecuencia (125 Khz): Rápida velocidad de lectura y un alcance que va desde los 2 centímetros a 1 metro, dependiendo del lector RFID. Es capaz de almacenar hasta 1 Kb de información y se suele utilizar en servicios como el control de acceso al transporte público, dispensadores automáticos, o máquinas de vending.
- Chip RFID de Alta frecuencia (13,56 Mhz): En comparación con las tarjetas de 125 Khz, éstas son más versátiles. Pueden ser utilizadas para varias aplicaciones dentro de una empresa al mismo tiempo, y soportan caídas más fuertes. Además incorporan un alto nivel de seguridad en las operaciones con la tarjeta.

En Inditar nos dedicamos plenamente a la creación de todo tipo de tarjetas (somos fabricantes), incluidas las de tecnología RFID, ya sea de baja frecuencia (125 Khz) o de alta frecuencia (13,56 MHz). Si necesitas más información acerca de este tipo de tarjetas o de otras que puedan interesarte para tu negocio o marca, te resolveremos tus dudas y te ayudaremos. 

banner-inditar-Pruebas-diseno-blog.png

Etiquetas: Tarjetas, Tarjetas rfid

Síguenos!

Inscríbete para estar al día con nuestras publicaciones

 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!

Ahorrar tiempo y dinero en el proceso de diseño, fabricación y pedidos de sus tarjetas

Nuestro equipo responderá de manera eficiente a todas sus consultas o precios que necesita. Solicitar su presupuesto sin compromiso de Impresoras de tarjetas.

Posts Recientes

Pruebas de diseño
    
 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!