Lectores RFID, los traductores contactless del mercado

Publicado el: 27/08/17 17:26

1128-UHF-Reader-with-iPad-Mini.jpg

La tecnología RFID (Radio Frequency IDentification, en español Identificación por Radiofrecuencia) se abre paso entre las innovaciones más importantes y sus aplicaciones parecen ser ilimitadas. Esta tecnología se basa en la comunicación por radiofrecuencia, es decir, usa las ondas de radio para lograr que distintos dispositivos se comuniquen entre sí sin necesidad de que haya un contacto directo entre ellos.

Para que la comunicación funciona correctamente, hacen falta tres elementos indispensables: un chip RFID, un lector RFID y un software que decodifique y almacena la información compartida. En este artículo hablaremos sobre el lector RFID, qué es, para qué sirve y explicaremos un poco su funcionamiento. Para que no se queden atrás y se hagan con lo último en tecnología.

¿Qué es y para qué sirve un lector RFID?

Un lector RFID es un dispositivo que decodifica información proveniente de un chip RFID. Recibe el nombre de lector, porque “lee” la información que le proporciona otro dispositivo que usa la misma tecnología.

Un lector RFID es un dispositivo que decodifica información proveniente de un chip RFID

Según su capacidad de leer y grabar datos, los lectores pueden clasificarse en dispositivos lectores (leen datos de tarjetas y tags o dispositivos) y dispositivos lectores-grabadores (estos además de leer los datos, también son capaces de grabar el código de tarjetas y dispositivos o tags de lectura-escritura). Esta clasificación nos ayudará a la hora de la compra y seleccionar el que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Los lectores juegan un papel de intermediarios entre los chips RFID y el administrador del chip. Su trabajo principal consiste en traducir la información guardada y emitida por el chip para que el administrador o software actúen de acuerdo a las indicaciones que recibe el lector.

Esta tecnología se usa sobre todo en los sistemas de acceso de control en áreas y recintos restringidos, por lo que el lector es el responsable en estos casos de permitir o denegar la entrada. Es decir, si tenemos una tarjeta de proximidad con un chip RFID insertado y debemos presentarla por el lector para entrar a nuestro puesto de trabajo, el lector decodificará la información almacenada en el chip y nos dejará acceder o nos negará la entrada, dependiendo de las instrucciones guardadas previamente en el chip.

El lector puede presentarse, por ejemplo, como un lector de código de barras o estar instalado en alguna máquina, torreón o espacio desde el que pueda leer el chip RFID. El dispositivo transmite energía a la tarjeta de proximidad, la pulsera, el llavero o cualquier formato en el que resida el chip, para poder recibir la información, traducirla y enviarla al software.

La mayoría de los lectores son capaces de “leer” y “escribir” en un dispositivo, es decir, reciben y envían señales de información. Cuando los lectores “leen”, traducen los datos almacenados en el chip, y cuando “escriben”, insertan datos en el chip.

El funcionamiento de un lector es similar al de los escáneres de códigos de barras, aunque estos ofrecen una lectura mucho más eficiente y rápida, ya que no requieren de una única línea de visión directa para que el escáner cumpla su función. El lector tampoco necesita intervención humana para su funcionamiento.

park-gecis.jpg

¿Cómo funciona?

Como ya hemos mencionado, la tecnología RFID se basa en la comunicación por radiofrecuencia, lo que quiere decir que la comunicación entre los distintos dispositivos que participan en ella no se realiza por contacto directo, sino por la interpretación de las ondas que emiten y reciben entre sí.

Dentro de este panel de comunicación, el lector juega una parte fundamental y hace de intermediario entre el chip RFID y el software instalado previamente en el ordenador del administrador de la tecnología.

Recibe el nombre de “interrogador” por su forma de comunicarse con el chip. Cuando el lector quiere obtener información de un chip RFID, éste envía señales de identificación por radiofrecuencia (ondas de radio) al chip. Estas señales son más conocidas como “señales de interrogación”. Cuando el chip ha recibido dichas señales, éste se comunica por radiofrecuencia, es entonces cuando el lector decodifica esas ondas y las “lee”.

Dentro de los dispositivos donde se pueden instalar los chips RFID, tenemos pasivos y activos. Los activos emiten señales constantemente hasta que son identificados por un lector, mientras que los pasivos, no emiten señales hasta que no se encuentran cerca del lector. Los lectores RFIDpueden suministrar energía a estos tags pasivos y activarlos para poder leerlos posteriormente.

Recibe el nombre de “interrogador” por su forma de comunicarse con el chip

Estos dispositivos pueden ser unidades autónomas conectadas a antenas, unidades portátiles con antenas integradas (como sería el caso de un lector de código de barras portátil), estar instalados en placas en miniatura dentro de una impresora o, por el contrario, encontrarse en el interior de grandes dispositivos.

Etiquetas: Tarjetas de proximidad Rfid

Síguenos!

Inscríbete para estar al día con nuestras publicaciones

 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!

Ahorrar tiempo y dinero en el proceso de diseño, fabricación y pedidos de sus tarjetas

Nuestro equipo responderá de manera eficiente a todas sus consultas o precios que necesita. Solicitar su presupuesto sin compromiso de Impresoras de tarjetas.

Pruebas de diseño
    
 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!