Conozca las tarjetas de proximidad MIFARE, las tarjetas RFID más populares

Publicado el: 25/08/17 20:11

tarjetas-rfid.jpg

Es muy fácil perderse en el mundo de las tarjetas de proximidad, los chips RFID y todos los tipos de tarjetas existentes que hay. Para aclararnos las ideas, en este post hablaremos del tipo de tarjeta de proximidad RFID más usado a nivel global: las tarjetas de proximidad MIFARE.

Tarjetas MIFARE

Las tarjetas de proximidad RFID (Radio Frequency IDentification, en español Identificación por Radiofrecuencia) usan una comunicación sin contacto directo y son ideales para los sistemas de identificación y control de acceso. Dentro de los distintos tipos de tarjetas de proximidad existentes, las que mayor implantación a nivel mundial tienen son las tarjetas de proximidad MIFARE, con aproximadamente 250 millones y alrededor de un millón y medio de lectores vendidos. Su velocidad de lectura y su economicidad, han hecho de ésta la tarjeta de proximidad favorita del sector.

Las tarjetas de proximidad MIFARE son las tarjetas contactless más usadas a nivel mundial. En ellas el chip se encuentra dentro del PVC, no en la superficie del plástico.

A diferencia del resto de tarjetas de proximidad, el chip RFID instalado en las tarjetas MIFARE no se encuentra en la superficie del plástico, sino que se aloja en el interior del PVC de la tarjeta. A su vez, se coloca una antena dentro del mismo PVC, permitiendo que el chip de la tarjeta MIFARE se comunique con un receptor por radiofrecuencia (como puede ser un lector).

Estas tarjetas tienen una frecuencia de comunicación de alta potencia, 13.56MHz, y su distancia de lectura es de hasta 10 cm (teniendo siempre en cuenta los lectores que se usen). Se caracterizan, además, por estar bastante más protegidas que sus similares, ya que se dividen en sectores, bloques y mecanismos simples de seguridad para facilitar el control de acceso y de identificación.

Cada sector se divide, a su vez, en cuatro bloques, de los cuales tres pueden alojar información del usuario de la tarjeta. Esta información es de formato libre, por lo que puede ser modificada con comandos simples tanto de lectura como de escritura. Dentro de los bloques, existe un formato especial llamado “bloque de valor”, donde los bloques de su interior que guardan la información se comportan de una forma distinta al resto e incluyen actividades de descuento e incremento.

Dichos sectores utilizan dos claves de acceso, llamadas A y B, alojadas en el cuarto bloque junto a los permisos de acceso a cada uno de los tres bloques. Los permisos de los que hablamos pueden ser de escritura, lectura, descuento o incremento.

Están divididas en sectores, bloques y mecanismos simples de seguridad, por lo que su protección es muy alta y su versatilidad permite que se pueda usar para varias aplicaciones al mismo tiempo

La comunicación de las tarjetas MIFARE sigue los mismos patrones que el resto de las tarjetas de proximidad, es decir, el chip RFID en su interior emite señales de información al lector, el cual recoge y traduce para transmitir a un software para que el administrador obtenga la información necesaria. Esta comunicación se realiza mediante un canal cifrado, por lo que se imposibilita el fraude de las tarjetas.

Si las comparamos con las tarjetas de 125 KHz, de las que ya hemos hablado, las tarjetas MIFARE son más versátiles y pueden ser utilizadas para varias aplicaciones al mismo tiempo. Su capacidad de lectura y escritura es de 1Kb, con una memoria organizada en 16 sectores de 4 bloques de 16 bytes cada uno.

Usos

Como ya sabemos, las tarjetas de proximidad se usan sobre todo en los sistemas de control de acceso y de identificación, gracias a que proporcionan una forma segura, sencilla y rápida de seguimiento y recuento de sus portadores. Por este motivo las encontramos a la entrada de edificios empresariales con acceso restringido, en gimnasios, en balnearios, en spas…

Las tarjetas MIFARE se imponen sobre todo en mercados relacionados con el transporte, usados para la carga y descarga, facilitando la tarea de identificación del conductor, quien tiene que entrar y salir continuamente de zonas restringidas.

En el mundo empresarial, para controlar las salidas y entradas del personal, llevar un seguimiento de sus movimientos y obtener un feedback de sus preferencias y ajustar la política de la empresa a esta información.

Son muy usadas en las tarjetas para el transporte público. Como hemos comentado antes, el abono transporte que guardamos en nuestras carteras y usamos diariamente, es una tarjeta de proximidad MIFARE. Son perfectas para este tipo de situaciones, ya que su formato y ligereza nos permiten guardarlas en la cartera y, al no tener que sacarlas completamente, son muy cómodas. Además permiten la reconfiguración, es decir, que podamos recargar o renovar la tarjeta periódicamente.

Las tarjetas MIFARE se usan en los mismos ámbitos que el resto de tarjetas de proximidad RFID, pero no todas estas tarjetas ofrecen las mismas prestaciones. Por eso debemos escoger correctamente cuál se adapta mejor a nuestras necesidades.

Etiquetas: Tarjetas de proximidad Rfid

Síguenos!

Inscríbete para estar al día con nuestras publicaciones

 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!

Ahorrar tiempo y dinero en el proceso de diseño, fabricación y pedidos de sus tarjetas

Nuestro equipo responderá de manera eficiente a todas sus consultas o precios que necesita. Solicitar su presupuesto sin compromiso de Impresoras de tarjetas.

Pruebas de diseño
    
 Fideliza a tus clientes, ¡Haz crecer tu negocio!